martes, 9 de abril de 2013

Dolor

Pesa el corazón, bellaco
delator, ilógico
como una noche con Sol, he visto
ilumina y duele, pesa
Pesa como muralla, gris
o tal vez rosa, pesa
y duele, de hondo, hondo abismo
Pesa el corazón, nostalgia
de aquello que ayer era, pesa
solo este brillo esparce alegría
pero es ¡ay! ¡tan delgada!, dulce
que alivia en vano, no pesa
Pesa y duele la sangre caliente
Pesa con martillo, duele
Pesa el frío, es mañana gélida
Pesa el deber
la soledad anfibia, duele
de tarde la actitud llega
y la heredada desazón grita, fuerte
Pesa la voluntad, no basta
duelen los zapatos, exhaustos
el mar que divide, pesa
      sincera, amor, vamos
a ese rincón, vamos
con este baile que es caudal de invierno, vamos
Pesan los placeres, la cama
el ayer inamovible e inaccesible, duele
los libros en la esquina, lloran
Pesa esta carga
este arrepentimiento
esta jungla
este predicado
Pesa este otro sentimiento
y ese otro, y ese otro
Pesa que te vayas, que me vaya
que te quedes, que se queden
que me vaya
Pesa y duele, como agujas
como tres llena eres de gracia
Pesa mientras duermes
tu cara de ángel, reposa
una imagen, duele
una vida que pasa, pesa

Chester, Inglaterra, 4 de abril de 2013

PD: Tras leer Los nueve monstruos de César Vallejo.

Death of a clown - The Kinks

No hay comentarios:

Publicar un comentario