martes, 5 de febrero de 2013

El cuy Cuy

Desea ser cada día más fuerte. El cuy levanta pequeñas rocas por las mañanas para endurecer sus músculos. Come alfalfa para aprovechar todas sus vitaminas. Hace yoga frente a una cascada para fortalecer su espíritu.
En el bosque en el que vive todos los animales se burlan de él, pero él no piensa nunca en qué dicen los demás, solo en su meta.
Desea ser cada día más fuerte.
-¿Por qué querría ser más fuerte un cuy? -le pregunta el lobo feroz al conejo.
-¿Tal vez porque desea ser más fuerte que tú? -responde el dientudo.
-¿Y si me lo como en el almuerzo?
-Sería injusto detener el avance de alguien que día a día se esfuerza por ser mejor.
Desea ser cada día más fuerte. Pese a ello, el cuy nunca descuida sus relaciones familiares y amicales, pues sabe que siempre hay que darle tiempo a todo lo que es importante para uno, ya sea un sueño o la cosa más cotidiana del mundo.
-¿Por qué quieres ser más fuerte, papá? -le pregunta al cuy su retoño antes de irse a la cama a dormir.
-Por si en algún momento no tengo más opción que enfrentarme a alguien que quiera hacerte daño.
-Entonces es para poder ganar una pelea -entiende el pequeño roedor- ¿Con quién vas a pelear, papá?
-No lo sé. No es una cuestión de pelear por pelear, sino de estar preparado para proteger lo preciado -explica el cuy- Y esto es así porque entre más valioso nos resulte algo, más ganas vamos a tener de cuidarlo.
El cuy acuesta a su pequeño. En breve irá a tomar té, porque hace un poco de frío, y luego irá a descansar, porque el reposo es parte de un buen entrenamiento.
Desea ser cada día más fuerte. El cuy duerme, ahora es tu turno de dormir.

París, 18 de diciembre de 2012

PD: No sé... no sé... y no habían canciones sobre cuyes, así que...

Ser mejor - Violetta

No hay comentarios:

Publicar un comentario